El contenido de esta página requiere una versión más nueva de Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Nos preocupamos por nuestros clientes
cuando ocurre una tragedia

No todos los días aparece Eagle, Wis., en las noticias nacionales.

Pero eso fue lo que ocurrió cuando un tornado con vientos de 130 millas por hora devastó esta tranquila localidad de 2,000 habitantes la noche del 21 de junio de 2010.

Por si eso fuera poco, dos tornados más pequeños pero fuertes arrasaron las comunidades de Muskego y Big Bend y las áreas aledañas.

Es un milagro que nadie haya salido lesionado gravemente y que sólo una persona tuviera una lesión leve.

Sin embargo, la devastación fue increíble. Los clientes de American Family presentaron 685 reclamaciones de propiedad y comerciales y 85 reclamaciones de autos.

Si se pone usted en el lugar de los clientes cuyas casas o autos se dañaron o destruyeron, querría que lo ayuden lo antes posible.

Y así es exactamente como respondió American Family, reconstruyendo sus vidas en las horas siguientes a la tormenta.

Sólo 90 minutos después de que pasara el tornado, los miembros de nuestro equipo de reclamaciones se acercaron a ver y ayudar a los clientes que habían presentado las reclamaciones. También ayudaron a los clientes que no podían informar de sus pérdidas porque sus teléfonos no estaban funcionando.

"Los clientes pueden verse abrumados en una situación así", dice Jim Andersen, uno de nuestros gerentes de reclamaciones. "Por eso nuestros tasadores se reunieron con los clientes para asegurarse de que estaban bien y de que entendían lo que podían esperar de nosotros."

Paul Hartman fue uno de los 30 tasadores de la zona la mañana siguiente al tornado, que ayudó a empezar el proceso de reconstrucción de vidas. Los tasadores realizaron pagos inmediatos a los clientes que necesitaban comida y refugio, respondieron preguntas y los tranquilizaron con el clásico consuelo de que todo iba a mejorar.

El trabajo de Paul era ayudar a los clientes que habían sufrido los peores daños, como Josh Werner, cuya casa estaba entre las 200 casas de Eagle destrozadas por las tormentas.

"Paul nos trajo comida, nos ofreció refrescos y, antes de haber terminado lo que estaba comiendo, ya tenía un cheque en la mano", dice Josh. "Fue asombroso."

"Para las personas que ya no tenían un hogar, organizamos viviendas temporales y establecimos las pérdidas en 24 o 48 horas", dice Paul. "Los clientes estaban aliviados – tenían un sitio donde vivir y un cheque en la mano".

"Josh presentó virtualmente la reclamación de su casa el primer día, en menos de 12 horas", dice el agente Chris Lueth. "Eso lo dice todo".

Este es el servicio rápido y personalizado que ofrecen los empleados del departamento de reclamaciones de American Family, una vez más, y ayudan a reconstruir las vidas de los clientes durante el proceso.

MICHELLE MORROW Y WENDY SCHEPER EXPLICAN CÓMO PLANIFICAMOS CUMPLIR NUESTRAS PROMESAS

Toma mucha planificación para garantizar que American Family puede ayudar a los clientes a rehacer sus vidas cuando ocurre algo inesperado.

  • Capacitación extensa para nuestros tasadores.
    Una combinación de tiempo de estudio y prácticas con situaciones del mundo real
    preparan a nuestros tasadores para
    responder de inmediato cuando ocurre
    una catástrofe.
  • Investigación sobre catástrofes. Analizamos
    datos históricos sobre las inclemencias del tiempo
    y sus efectos. Usamos esta información para distribuir de forma proactiva nuestro personal y nuestros
    recursos para poder estar siempre listos cuando ocurra la próxima tormenta.
  • Disponer de dinero para pagar las reclamaciones. Aunque no podemos predecir cuándo ocurrirá
    un desastre, podemos hacer planes. Por eso tenemos las reservas suficientes, patrimonio neto, para cubrir catástrofes importantes.
     
  • Prepararse para encontrar y ayudar a los clientes. Después de un desastre, utilizamos tecnología
    cartográfica para localizar con precisión a los clientes que necesitan nuestra ayuda. Y mantenemos el departamento de reclamaciones "sobre ruedas" - vehículos personalizados y modernos que viajan
    al lugar de la catástrofe con nuestros equipos de respuesta para ayudar a realizar reclamaciones y pagar
    a los clientes.